Se ha producido un error en este gadget.

Cabeceras

lunes, 15 de agosto de 2011

W40K: Martillo de demonios


Espartaco v.s. Caos

Título: Martillo de demonios
Título Original: Hammer of Daemons
Autor/es: Ben Counter
Editorial: Timun Mas
ISBN: 978-84-480-4467-1
Precio: 17,50 €

Texto Contraportada:

“Finaliza la saga de Los Caballeros Grises.

Después de que las fuerzas imperiales sufrieran una aplastante derrota a manos del Caos, Alaric, el caballero gris, es capturado y llevado a un mundo demoníaco en el Ojo del Terror. Desprovisto de su armadura y de sus armas, se ve obligado a luchar como gladiador para sus señores, quienes adoran al dios Khorne.

Sólo podrá escapar si encuentra un arma legendaria con el poder suficiente como para destruir a las fuerzas del Caos que lo mantienen prisionero. Obligado a someterse a la voluntad del Dios de la Sangre y a convertirse en un verdadero monstruo, deberá combatir mutantes, xenos, guerreros del Caos y al terrible Duque Venalitor para poder liberarse del yugo de sus captores.”

Comentario y Opinión:

Bueno, tenemos aquí el tercer (y parece que último libro) de la saga de los Caballeros Grises.

Os cuento un poco la trama de la novela.

La 13ª Cruzada Negra se encuentra en pleno apogeo, Abaddon ha salido del Ojo del Terror con el fin de arrasar el Imperio Humano. Casi todas las fuerzas del Imperio se encuentran enzarzadas en cruentas batallas en los mundos que circundan la zona del Ojo del Terror. De esta forma, tanto la Inquisición como las fuerzas imperiales se ven con los recursos muy escasos para proteger otros planetas esenciales para la guerra.

Este es el caso de Sarthis Majoris, un planeta refinería de alta importancia para mantener el suministro de combustible a las naves de la flota Imperial. Pues bien, este planeta esta defendido por un regimiento de la Guardia Imperial y por tan solo 4 Marines Espaciales de la orden de los Caballeros Grises (¿qué esperáis que os diga?... estamos en crisis y no hay para más... cuatro Marines para todo un planeta...) encabezados por el Juez Alaric.

Pues nada... acaba pasando lo que es obvio y normal ante “semejante fuerza de ocupación”... Se presenta en el planeta una fuerza inmensa de seguidores del Caos encabezados por un paladín de los dioses oscuros, Venalitor. La batalla se desarrolla como cualquier persona podría esperar ante la desigualdad de fuerzas... el caos barre el planeta de cabo a rabo y los Marines Espaciales son superados. Sin embargo, la muerte no es lo que les espera a los Astartes... Alaric es capturado por Venalitor y llevado como esclavo a un mundo de la zona del Ojo del Terror... un mundo del Caos... un mundo consagrado a Khorne, el Dios de la Sangre... un mundo “espectáculo”... un mundo enteramente consagrado a las matanzas y a los duelos... un mundo que vive y, sobre todo, muere para que la sangre fluya... un mundo llamado Drakaasi.

De esta manera Venalitor colocara un yugo mágico especial a Alaric para ir minando su voluntad y poder lanzarlo a la arena para que luche para mayor diversión y gloria del Dios de la Sangre (además de para aumentar su reputación entre los otros señores que viven en Drakaasi). Alaric obviamente se resistirá a su aciago destino, sin embargo el ambiente bestial y brutal de Drakaasi acabara por ir haciendo mella en el e ira mejorando como gladiador aunque, eso si, siempre con la idea en mente de salir de ese mundo infecto y de acabar con tantos seguidores del caos como pueda... entre ellos el odiado paladín Venalitor que lo había capturado.

Bueno... no os voy a contar mucho mas de la trama... mejor que lo leáis vosotros... y ahora mi opinión... ¿qué queréis que os diga?... pues es una novela entretenida y con una dosis de salvajismo, sangre, vísceras y gore en general bastante elevada (es obvio teniendo en cuenta que se desarrolla en uno de los mundos del Dios de la Sangre). Sin embargo, en cuanto a la trama... ¿habéis visto vosotros la serie de televisión de Espartaco?... pues es básicamente eso (y os recuerdo que esa serie también tiene una dosis sangre y vísceras bastante elevada... lo malo es que en la novela no hay ninguna carga sexual como si la tiene la serie... jejejeje). Es decir, vamos a ver a un gladiador reticente, llevado a la arena en contra de su voluntad (obviamente, por eso es un esclavo) y que, debido a sus dotes innatas de guerrero, se convertirá en el mayor campeon que existe... aunque nunca abandonará la idea de acabar con todo el mundo que lo ha llevado a esa situación.

Por tanto... coged la serie de televisión, cambiad al protagonista por un marine espacial y sustituid a los gladiadores de los otros ludos por bestias deformes y demonios y tendréis esta novela.

A quien le apetezca muerte, sangre y violencia sin control... pues nada, a disfrutar de ella... si vais buscando alguna trama original... en fin... este no es vuestro libro ya que os recuerdo que Espartaco (como tal trama de Espartaco) tiene mas años que Matusalén.

Ah!!.... se me olvidaba... el final del libro ha sido algo que me ha chirriado bastante (y advierto que de aquí en adelante es posible que pueda ser considerado Espoiler, así que estáis advertidos). Lo que decía... en el final del libro la Inquisición se muestra sumamente indulgente y amable con Alaric y, la verdad, si hay algo que nunca había considerado yo a la Inquisición Imperial es “indulgente y amable”. Es más, si sois seguidores de la saga sabréis que hay otras novelas que se centran en marines espaciales que caen en mundos del caos (véanse muchas de las novelas de la saga de los Ultramarines) y acordaos lo “putas” que se lo hacen pasar a Uriel de los Ultramarines tan solo por haber conseguido sobrevivir a un mundo del caos y aquí a Alaric, al cuan subyugan y dominan en cierta medida le dan una palmadita en la espalda y hasta mañana con un cafetito caliente... vamos a ver... puedo entender a Ben Counter y que se haya encariñado del personaje que ha formado y al que ha ido dando forma durante tres novelas, pero amigo mío, si quieres ser coherente con el universo Warhammer 40000 deberías hacer que el pobre hombre las pasara canutas a su regreso de Drakaasi y no que la Inquisición le ponga paños caliente y le de besitos en las heridas... ¿qué es duro hacer eso con un personaje con el que te has encariñado?... PUES SI... pero ¿quién ha dicho que Warhammer 40000 es “Alicia en el país de las maravillas”?...

En fin... si dejamos eso un poco de lado, la novela entretiene aunque no sorprende en absoluto su trama.

Un saludete y me voy a ponerme en remojo en la piscinita... jejejeje

1 comentario:

  1. Dejo deseos de que goces una buena semana!!!!!!

    Y que...

    "Mires todo lo bello , hasta en la tempestad"
    (web)

    Cariños

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails